sábado, 2 de noviembre de 2013

educar con inteligencia emocional

Siempre me ha gustado educar con inteligencia emocional.
He estado en contacto con libros, técnicas, proyectos...
Siempre he partido de la misma premisa, no se puede educar en lo que no eres.
Hablo para la educación en  casa y hablo para la educación en la escuela.
Me da igual.
Se educa con el SER.
Educar la inteligencia emocional, como siempre defiendo no es una asignatura.
No es algo que venga alguien a impartir, que no diga, que asimilemos , memoricemos , asumamos y apliquemos.
La inteligencia emocional, lo que somos nosotros mismos, lo intrapersonal, lo que somos ante y con los demás , lo interpersonal, es trabajo vital.
Conocerme a mi mismo, conocer. Relacionarme conmigo mismo, con los demás.
Y en eso anda la vida. Y en eso ando yo. En ser emocionalmente inteligente.
¿ Cómo educo en inteligencia emocional  si antes no sé, si antes no soy, si antes no tengo una experiencia de relación conmigo mismo, con mi entorno más cercano a la hora de educar, mi pareja, la que va a criar conmigo, si es el caso de que la hubiere, o me enfrento al hecho de criar solo o sola.. ? 
¿ Cómo enseño a controlar emociones en los demás si no manejo las mías propias, ni las conozco, ni nadie me ha hablado de ellas, si no me he liberado del complejo de culpa en la vida... y de tantan y tantas cosas lastre..etc ?

Siempre observo que las frases de inteligencia emocional son preciosas, lo trabajos alucinantes, veo a Punset haciendo el esfuerzo de introducirlo como asignatura cuando debería ser una transversal, las asociaciones de niños con altas capacidades trabajando la inteligencia emocional con niños emocionalmente mucho más inteligentes que sus progenitores y que los mismos formadores en algunas ocasiones y por supuesto que cualquier material impreso sobre inteligencia emocional... 

Y siempre me hago la misma pregunta... ¿ para cuando la educación emocional para los que verdaderamente la necesitan, para esas generaciones que se quedaron sin ella, para las que no ha habido cura emocional ninguna  y ahora deben trascender los límites.

Las curas además han llegado por caminos tan puenteados, tan poco naturales, tan sin dejar SER AL SER, tan etiquetados, bajo líneas pedagógicas diferentes, tan sin dejar pensar verdaderamente a los padres y a las madres, que no han sido curas, simplemente cataplasmas impuestas... " esto debe estar mejor que lo otro..." Pero la propia reflexión ¿ quién la ha hecho ? ...
¿ La hice yo ?
¿ Me la hicieron otros por mi ?

A ser emocionalmente inteligente se aprende, se llega... 
Se trabaja. Se vive. Se juega. 
Pero no es una asignatura. Es una vivencia. Es una ordenación del ser. Es un vivir cercano al pensar. Eso es lo que cuenta en la vida. 

Al fin y al cabo estamos aquí para eso.

La creatividad siempre amplia nuestros límites. Todos nuestros límites, hasta el de educar con inteligencia emocional. 

CREA INTELIGENCIA EMOCIONAL A TU ALREDEDOR Y SE MULTIPLICA COMO LOS PANES Y LOS PECES ... LO DE LOS PANES Y LOS PECES NO TE GARANTIZO QUE FUERA VERDAD, LO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL SI.

                                                      besos. Yoli.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada