miércoles, 26 de octubre de 2011

NO ENCUENTRO TÍTULO PARA ESTE POST ¿ ME AYUDAS?

Mira este vídeo. Es breve.



Algo ha cambiado.
Algo muy importante ha cambiado
¿ Te has dado cuenta ?

Padres, madres, educadores, educadoras, siglo XXI.

¿ Dónde estamos ?
¿ Qué necesitamos hacer para seguir siendo los padres y las madres de nuestr@s hij@s?

Curiosamente, a pesar de lo que nos parece que tanto ha cambiado todo, todavía sigo oyendo las siguientes frases aplicadas a los bebés

¡¡¡ Anda, pues no sabe nada !!!  ¡¡¡ Anda que no es listo !!!
¡¡¡ Anda que no es lista !!!

Y las oigo aplicadas a cuando el bebé, el niño o la niña,  hacen cosas que les ayudan en su crecimiento y evolución como personas  o toman iniciativas

¿ Curioso verdad ?

Secuencia :
LLora el bebé
Lo cogemos en brazos
Se calla el bebé
Comentario externo : ¡¡ anda que no es listo !!!

Colelilla no evolucionada:  "Si lo coges se acostumbra"

Entonces ¿ Si no lo cogemos, será que no queremos bebés list@s?

Porque si cogerlo en brazos significa que es listo, y queremos que los bebés sean listos

¿ Por qué no atendemos sus demandas de sabiduría ?

Las reconocemos y no las atendemos...

Cuanto menos, curioso nuestro comportamiento.

Podríamos analizar muchas secuencias como esta, con muchos temas diferentes y en la etapa de los dos años, aquella que algunos definen como primera adolescencia, muchas más...

Pero no quería yo enrollarme con esto y de esta manera, aunque ya que mi cabeza ha tirado por aquí, me dejo llevar.

Resulta que toda aquella conducta que viene del bebé, que surge de él, 
nos parece de alguna  manera lo que se debe corregir .

 Pero ¿ queremos niñ@s list@s ? 
Eso es lo que habíamos acordado... ¿ no?

Y nada mejor para ello que cortar su conducta exploratoria y ofrecerles
una serie de contenidos de estimulación precoz, bien sentados en una mantita o bien delante de un televisor, donde los demás bebés dejan caer cosas al suelo desde sus tronas, aunque ellos no puedan,
dónde los demás bebés tocan las frutas de las cocinas de casa, aunque ellos no puedan,
dónde los demás bebés chapotean en el agua de los grifos, aunque ellos no puedan,
donde los demás bebés juegan el libertad sobre la arena, aunque ellos no puedan...
pero obviamente, los progenitores pensamos que están estimulados,
porque si no fuera así, actuaríamos de otra manera.

Primamos desde pequeñ@s el sentido de la vista, en el nombre de la estimulación y abandonamos los otros sentidos, el tacto, el gusto, el olfato, el oído...

Pero, lo seres humanos tenemos los cincos sentidos, incluso podríamos hablar del sexto. Con lo cual, si desde pequeñ@s, vamos recortando las experiencias sensoriales o aquellas que les facilitamos son siempre programadas por nosotros, cortándoles su propia iniciativa en las conductas exploratorias, yo creo, y siempre bajo mi punto de vista de madre, que nos estamos equivocando.

 Vuelvo a mi experiencia,  en el ejercicio de la maternidad,
me han intentado vender dos temas desde siempre :
la precocidad y la velocidad o el concepto TIEMPO,
si lo quiero dejar más amplio.

Me los han vendido , bien desde el punto de vista de la autonomía, 
también desde el punto de vista de la plasticidad cerebral en cierta edad, 
bien desde la escuela, bien desde la pediatría, bien desde las marcas comerciales
dedicadas a la infancia, desde la política.
Desde tantos y tantos sitios.
Podría llegar a hacer un elenco amplio.

¿ Y quién se resiste a aquella velocidad de la vida que hace que su hijo o su hija puedan ser los primeros ?

La verdad es que es difícil.

Con ese afán por el puesto que nos rodea a los papis y a las mamis cuando hablamos.
Como si realmente el tiempo importara, y participando en conversaciones tan profundas que otorgan valor al número y no al hecho.

¿ No os ha pasado ?

Quizá sea como la conversación del tiempo en el ascensor, recurrente. pero el caso es que sucede.

Mi niña anduvo a los 11 meses, la mía a los 9, el mío a los 3 ya se tomaba el biberón solito, lo cogía con 
las manos ...el mío dormía en su cunita solo a los cinco meses,
yo lo cambié a su habitación a los 11 meses
Ufff !!! ¡¡¡ Qué disfrute !!!

¡¡¡ Qué gustazo saborear el crecimiento de nuestr@s hij@s con el tiempo acechando ?

Y la mía tomando la teta...y durmiendo en nuestro cuarto
¡ vaya !

No lo estoy haciendo igual...


¿ Autonomía de los niñ@s o necesidad de autonomía de los adultos ?

Difícil equilibrio

¿ Estímulos programados  para los niños equivale a autonomía para las madres y los padres ?

¿ Conducta exploratoria de los niños es entendido como déficit de autonomía en los padres y en las madres?

Mi respuesta como observadora es SI.

Todo aquello que nos están vendiendo masivamente en la crianza para nuestros bebés,
y desde la política, tanto educativa, como la referida a los aspectos sociales que afectan a la maternidad 
lleva un mensaje detrás, escondido, que dice:
" contrario a la crianza con apego "
" contrario a pase el mayor tiempo posible con su bebé"

Yo he llegado a esa conclusión. Obviamente es mi conclusión particular.

Me transmiten que debo enseñarles a dormir a una determinada edad, que debo enseñarles a controlar esfínteres a otra determinada edad, y para ello me trasladan una serie de técnicas conductistas , que otra gente dice que son efectivas y que yo analizo, me compro los libros, los leo y sin opinar excesivamente sobre ellas, porque podría escribir otro post,  me parecen una falta de respeto hacia mi hija.

La carrera por el tiempo en la crianza continua.

Me dicen cuando me debo incorporar al mundo laboral, después del parto, debe ser que conocen muy bien
mi tiempo evolutivo como madre y el de mi hija.
Lo deben conocer por toda la investigación que han llevado a cabo
sobre mi condición femenina y sobre María en sus primeras 16 semanas.

También deben conocer muy bien mis ambiciones laborales, puesto que estiman que no se
vean ni mermadas , ni perjudicadas cumpliendo una baja laboral ya pactada de antemano y que yo me sienta bien con mi nuevo rol durante las 16 semanas que me han sido otorgadas.

También deben conocer que no soy autónoma, porque me pagan. Esta información es cierto que lo conocen realmente porque tienen mi declaración de la renta y mi vida laboral..
¡¡¡ claro !!!

Reflexiono sobre mi maternidad y me he dado cuenta que me he pasado la vida desobedeciendo en lo que me han dejado.
No voy a pecar de ilusa rebelde.

Empezó por aquella frase de mi ginecólogo, de dale el suero glucosado, a la horita de nacer.

Continuó con la frase del mismo ginecólogo : dale de mamar cada tres horas.
¿ Acaso la niña nació con reloj  ?
Y obviamente desobedecí.

La pediatra dijo que si me incorporaba a trabajar debería destetarla.
No lo hice.

La pediatra me dijo que debía introducirle el biberón, si no tendría un problema.
Tampoco lo hice, bueno pero aquí intenté hacerlo.
María no quiso de ninguna manera.
Pero resultó no ser tal problema.

La pediatra dijo que debería meterle una papilla de frutas por la tarde a los 5 meses.
Tampoco lo hice.

El sistema educativo me dijo que introdujera la lectoescritura y un montón de fichas que mantuviera a mi hija sentada durante un día.
Tampoco lo hice.
Esto me generó muchas dudas, pero no me arrepiento de la decisión.
Era el producto de mi reflexión.

Ahora ya me he vuelto un poco más obediente ¡ una pena !
Debo reflexionar sobre ello.

Con todo este rollo simplemente quiero ser reflexiva. De verdad que no intentaba aburriros.

Yo fui la primera que compré un carro de última generación que no usé casi nada, porque prefería tener a mi niña pegadita a mi , pero esto lo descubrí estando mi niña en el mundo,
antes ya había comprado el carro.
Menos mal que ha sido reciclado por 4 niños más...

También compré aquel saltador inútil para colgar en el quicio de la puerta...que heredó el Estebitan y lo encontró igual de inútil.

¡¡¡ Tengo la inmensa suerte de que he equivocado, porque aprender con esto del ensayo , error, en estas cositas , está más que bien !!!

Pero, la cuestión innegable es que todo aquello que hagamos, actuación, palabras, formas, tiene consecuencias educativas en nuestr@s hij@s.

Recuerdo de nuevo la frase famosa de no son cubos para llenar , sino fuego para avivar...

Quiere decir , que desde bebés mermo y modifico su conducta exploratoria, sin reparar en ello.
Los hago cubitos para llenar ya en mi casa.
Sin darme cuenta, sin darle importancia.

En el nombre de la socialización, quizá tenga que dejar a mi hijo o a mi hija en una guardería después de mi escasa baja maternal
Pero no debo preocuparme porque es bueno que se socialicen desde chiquitill@s.

Y luego entran en la carrera de la velocidad escolar, dónde la precocidad en la enseñanza de la lectoescitura en nuestro sistema educativo debe ir directamente relacionada con el amor hacia la lectura que profesan nuestr@s niñ@s conforme van creciendo y que nos convierten, por ende, en uno de los pises más lectores del mundo.

( léase con ironía por favor , no me vayan a sacar justito esta frase del contexto)

Por eso, visto lo visto, yo como madre me decido a practicar la crianza con apego en cantidad.
Intento pasar del denominado tiempo de calidad y llenar el tiempo en cantidad de cantidad de calidad.

Entendiendo la crianza con apego a lo grande.
No aquella que habla solamente de lactancia y Estivill, que me parece estupendo hablar de eso.

La crianza, que desde el apego define una vida, un modo de posicionarse ante el mundo
como primera y principal educadora de mi hija.

Me entrego a abusar de este tipo de crianza, si es posible.

A seguir pegadita a mi hija emocionalmente muchos ratitos.
Tantos como ella quiera.

A construir un mundo de respeto hacia ella y sus intereses

A seguir utilizando todos los sentidos en su educación.

A analizar y establecer un equilibrio reflexionado y razonado sobre su autonomía y mi autonomía.

A respetarla como persona y no faltarle a ese respeto ni pegándole, ni alzando la voz, ni diciéndole palabras hirientes, ni que atenten contra su dignidad como persona.

A defender sus derechos como mujer, así como lo que ella sienta sobre su propia condición femenina y sobre su propia condición sexual.

A utilizar el pacto y no el castigo.

A decirle muchas veces lo que me gusta de ella, eso le dará herramientas para
que pueda afrontar hasta aquello que deba corregir en su evolución
y maduración como persona.

A practicar la escucha activa.

A dar ejemplo, haciéndome mejor persona.

A respetar sus procesos evolutivos sin fijarme en el tiempo, tanto si va por delante de la media, como si va por detrás.

Y a muchas cosas más...

Porque creo, de corazón, que eso es lo que da respuesta al vídeo inicial.

¡¡¡ Tantas cosas han cambiado !!!

Que es necesario tener visible y saber y meditar y asumir y repensar y plantearse 
nuestro rol como padres y madres.
Formarnos, prepararnos, ser críticos
y atrevernos a vivir nuestra propia experiencia como padres y como madres.

No la experiencia de los libros,
sino la nuestra propia.
La única que nos va a permitir evolucionar

Tomar una posición activa ante nuestra posición de primeros educadores.
 No ser herencia. Reinventarse.
Repensarse. Desprogramarse y volverse a programar.

Solamente desde esa pequeñez ante nuestr@s hij@s,
como ese papá de vídeo que me ha hecho pensar todo esto,
desde ese pensar que no son POSESIÓN, 
que no son nuestra arcilla a MODELAR,
ni cubos para LLENAR,
que son personas, únicas, irrepetibles, especiales, inteligentes,
desde que nacen,
y que debemos por todos los medios respetar y contribuir a su ESENCIA,
podremos
ser unos padres y unas madres
de este Siglo.

Quizá podamos pensar :
¡¡ Podemos aprender de ell@s. !!

No con la edad del niño del vídeo,
sino desde que nacen.

Por qué algo tan obvio y que se ve tan transparente con las nuevas tecnologías, en las que son personas aventajadas, no se ve con el resto de cosas.

Ser capaces de aprender de ell@s

hasta que nuestr@s niñ@s puedan llegar a decir de nosotr@s :

¡ SON TAN LINDOS, SIEMPRE !

y no solamente ¡¡¡  A VECES !!!!

Al fin y al cabo si están heredando nuestros genes, los genes de nuestros padres, de nuestros abuelos...tienen una  carga genética más que nosotr@s....

Mi hija me ha enseñado mucho a mi.
yo hasta la fecha he intentado ser buena alumna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada